Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
Lunes, 12 Octubre 2015 00:00

Snapping escapular

Escrito por

SNAPPING ESCAPULAR

El síndrome del snapping escapular es debido a una malformación del ángulo superointerno de la escápula que condiciona un roce entre ésta y las costillas que están por debajo de la misma.

Esta deformidad puede ser constitucional (en la mayoría de los casos), consecuencia de fracturas previas (de la escápula o de las costillas), o por un tumor benigno cartilaginoso denominado tubérculo de Luschka.

Este roce continuo desencadena una inflamación de las diferentes bursas escápulo-torácicas además de un ruido claramente audible que en ocasiones se acompaña de un dolor sordo y mal localizado.

En los casos en que dicho dolor sea limitante (por lo general en trabajadores de fuerza o que trabajan con las manos por encima de la cabeza), se puede realizar una regularización quirúrgica de la deformidad (o resección del tumor) para eliminar la fricción.

Dicha cirugía, que antaño implicaba una agresiva y completa desinserción de la musculatura que rodea de la escápula, hoy en día se realiza también por artroscopia (ver tratamientos).

Lunes, 12 Octubre 2015 00:00

Hombro congelado

Escrito por

HOMBRO CONGELADO

Llamamos hombro congelado a un proceso autolimitado de origen desconocido en el que de forma súbita se produce una disminución del volumen de la cápsula articular así como un engrosamiento y rigidez de la misma, la cual tiene como consecuencia una rápida disminución de la movilidad del hombro que puede llegar a dejarlo completamente inmóvil ("congelado").

La enfermedad se da de forma casi exclusiva en pacientes diabéticos aunque también sabemos que es mas frecuente en mujeres, a partir de los 50 años, en fumadores y pacientes con patología pulmonar.

A pesar de que ésta limitación de la movilidad va desapareciendo de forma gradual en el plazo de 1 a 2 años, una rehabilitación agresiva y bien dirigida puede acortar los plazos de recuperación.

También existen técnicas quirúrgicas de liberación capsular realizadas por artroscopia, las cuales mejoran de forma notable la movilidad (sobre todo en la fase intermedia de la enfermedad). Dichas técnicas son aplicables a un pequeño porcentaje de la población, por lo que conviene discutir con su cirujano de hombro si están o no indicadas en cada caso concreto.

Lunes, 12 Octubre 2015 00:00

Calcificación subacromial

Escrito por

La calcificación subacromial o tendinitis calcificante del hombro se trata de una alteración metabólica de origen desconocido (no relacionada con la dieta) en la cual se produce un depósito anómalo de calcio dentro del espesor de los tendones del manguito rotador.

Se encuentran en el 10% de la población y de éstas solamente el 10% de ellas son sintomáticas. Esto quiere decir que casi en el 90% de las calcificaciones que aparecen en las radiografías, éstas, no son la causa del dolor.

La inmensa mayoría de las calcificaciones desaparecen de forma espontánea con el tiempo y con el tratamiento conservador (rehabilitación, medicación, infiltraciones...), pero conviene consultar con el especialista de hombro el cual, dadas las características del dolor, del patrón radiográfico y por la exploración deberá confirmar si el dolor se debe a la calcificación o a otra patología no diagnosticada.

Lunes, 12 Octubre 2015 00:00

Artrosis esternoclavicular

Escrito por

ARTROSIS ESTERNOCLAVICULAR

La articulación esternoclavicular también puede ser objeto de cambios degenerativos produciendo por lo general dolor y deformidad sobre la articulación, aunque la mayoría de las veces bastante bien tolerado.

Dada la complejidad de la cirugía y los graves riesgos potenciales de la misma por la cercanía de los grandes vasos cardiacos, se suele recomendar el tratamiento sintomático, aunque nuevamente cada caso se debe discutir de forma individual.

Lunes, 12 Octubre 2015 00:00

Arrosis glenohumeral

Escrito por

ARTROSIS GLENOHUMERAL

La artrosis glenohumeral es debida a la desaparición del cartílago de la cabeza humeral y/o de la glenoides. Esto produce un dolor sordo, a veces mal definido, debido al roce "hueso contra hueso" independientemente de la causa de esta desaparición. Con el tiempo este roce va produciendo un erosión asimétrica de las superficies óseas, así como la aparición de quistes o verdaderos defectos óseos, de cuerpos libres articulares (por fragmentos óseos o cartilaginosos desprendidos) y por otro lado la neoformación de osteofitos (excrecencias óseas periarticulares que distorsionan aun más la geometría de la articulación). Todo esto condiciona la sensación de crujidos dentro de la articulación durante el movimiento, disminución de la movilidad o bloqueos, y dolor creciente.

Aunque en las fases iniciales el tratamiento puede ser conservador mediante fisioterapia, recomendaciones generales, antiinflamatorios y/o condroprotectores; la enfermedad suele evolucionar con los años hasta requerir tratamiento quirúrgico.

En cuanto a las opciones quirúrgicas también varían desde las medidas mas conservadoras que pasan por limpiezas artroscópicas hasta el remplazo articular mediante prótesis, ya sean parciales, totales o invertidas (cuyas diferencias explicaremos en la sección correspondiente).

Le corresponde al traumatólogo aconsejar al paciente y su familia el tipo de tratamiento y el momento adecuado

Lunes, 12 Octubre 2015 00:00

Artrosis acromioclavicular

Escrito por

ARTROSIS ACROMIOCLAVICULAR

La artrosis de la articulación acromioclavicular puede ser debida a causas inherentes a la edad o como resultado de múltiples microtraumatismos, secuelas de fracturas o secuelas de luxaciones acromioclaviculares (o inestabilidad de la misma).

Se caracteriza por producir como única alteración un dolor punzante muy localizado sobre la articulación y que clásicamente aumenta al cruzar el brazo sobre el pecho (coger el cinturón de seguridad del coche). Este dolor es inicialmente intermitente, con periodos sintomáticos y otros completamente libres de síntomas. Con el tiempo el dolor puede llegar a hacerse continuo y limitante.

El tratamiento definitivo es evitar el roce de hueso contra hueso (por el desgaste de las superficies cartilaginosas) de la articulación mediante la resección del extremo mas lateral de la clavícula. Dicha resección se realiza de manera artroscópica, respetando la integridad de los ligamentos estabilizadores de la clavícula (nunca mas de 8-10 mm).

Lunes, 12 Octubre 2015 00:00

Fracuras de clavícula

Escrito por

ARTROSIS ACROMIOCLAVICULAR

La artrosis de la articulación acromioclavicular puede ser debida a causas inherentes a la edad o como resultado de múltiples microtraumatismos, secuelas de fracturas o secuelas de luxaciones acromioclaviculares (o inestabilidad de la misma).

Se caracteriza por producir como única alteración un dolor punzante muy localizado sobre la articulación y que clásicamente aumenta al cruzar el brazo sobre el pecho (coger el cinturón de seguridad del coche). Este dolor es inicialmente intermitente, con periodos sintomáticos y otros completamente libres de síntomas. Con el tiempo el dolor puede llegar a hacerse continuo y limitante.

El tratamiento definitivo es evitar el roce de hueso contra hueso (por el desgaste de las superficies cartilaginosas) de la articulación mediante la resección del extremo mas lateral de la clavícula. Dicha resección se realiza de manera artroscópica, respetando la integridad de los ligamentos estabilizadores de la clavícula (nunca mas de 8-10 mm).

Lunes, 12 Octubre 2015 00:00

Fracturas de clavícula

Escrito por

ARTROSIS ACROMIOCLAVICULAR

La artrosis de la articulación acromioclavicular puede ser debida a causas inherentes a la edad o como resultado de múltiples microtraumatismos, secuelas de fracturas o secuelas de luxaciones acromioclaviculares (o inestabilidad de la misma).

Se caracteriza por producir como única alteración un dolor punzante muy localizado sobre la articulación y que clásicamente aumenta al cruzar el brazo sobre el pecho (coger el cinturón de seguridad del coche). Este dolor es inicialmente intermitente, con periodos sintomáticos y otros completamente libres de síntomas. Con el tiempo el dolor puede llegar a hacerse continuo y limitante.

El tratamiento definitivo es evitar el roce de hueso contra hueso (por el desgaste de las superficies cartilaginosas) de la articulación mediante la resección del extremo mas lateral de la clavícula. Dicha resección se realiza de manera artroscópica, respetando la integridad de los ligamentos estabilizadores de la clavícula (nunca mas de 8-10 mm).

Lunes, 12 Octubre 2015 00:00

Facturas

Escrito por

FRACTURAS

El hombro está formado por 3 huesos y 4 diferentes articulaciones.

Los 3 huesos son: la clavícula, la escápula y el húmero

Las 4 articulaciones son la esternoclavicular, la acromioclavicular, la glenohumeral y la escapulotorácica.

Cualquiera de los 3 huesos o de sus diferentes partes es susceptible de sufrir una fractura. Cada una de ellas con sus diferencias y particularidades.

Así la clavícula puede sufrir fracturas en su tercio proximal (interno), medio o distal (lateral).

La escápula puede fracturarse por el cuerpo de la misma, en la apófisis coracoides, la espina de la escápula o la cavidad glenoidea.

Y el húmero, por su parte puede sufrir diferentes patrones de fractura, los cuales pueden clasificarse con respecto al número de fragmentos y la posición de los mismos

Lunes, 12 Octubre 2015 00:00

Fracturas de clavícula

Escrito por

FRACTURAS DE CLAVÍCULA

Las fracturas de clavícula representan el 5% de las fracturas del cuerpo humano y se pueden clasificar en fracturas del tercio proximal (5%), del tercio medio (80%) y del tercio distal (10%-15%).

A pesar del evidente desplazamiento de las fracturas del tercio medio debido a la tracción de los diferentes músculos que se insertan en la clavícula, no siempre se aprecia una deformidad equivalente y la inmensa mayoría de ellas (cerca del 98%) pueden consolidar rápidamente y sin secuelas tras un breve periodo de reposo con un cabestrillo o con un vendaje en 8.

Un pequeño porcentaje de las fracturas del tercio distal requerirán un tratamiento quirúrgico ya sea mediante la reducción abierta y fijación con una placa o en determinados casos con una fijación atroscópica.

Las fracturas del tercio proximal rara vez requieren mas tratamiento que la analgesia a demanda.